Ir al contenido

Romanticismo en invierno


Ver las rosas flores de los durazneros siempre me lleva a recordar los cuentos de hadas y princesas de la niñez. Son tan delicadas y fe
meninas que así puedo entender por qué a las

bebés se las identifica con ese color tan romántico.

Estas son fotos de los dos centinelas en el invierno que tengo en mi jardín. Ya a fines de julio abrían las primeras flores y fue muy bonito ver una lluvia de pé

talos cayendo en la última tormenta de viento.

En una semana pasaron de estar como en las dos primeras fotos a la última en la que ya aparecen las hojas y se están formando los frutos que las abejas ayudaron a formar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.