Ir al contenido

Perfumes de responsables inesperados

Estas flores son muy aromáticas y es difícil asociarlas con la planta a la que pertenecen porque los jardineros no le damos tregua.

Pero si unos días de lluvia no retrazan la poda…

Aparecen ellas, las flores de la ligustrina con un perfume muy dulce como de fruta madura.
Aquí les paso todos los nombres vernáculos que tiene esta planta tan utilizada como cerco en Argentina y otros países:
Abusto, albeña, albena, alfeña, alfena, alheña, aligustre, azahar silvestre, boje, capicuerno, cornapuz, legustio, ligustro, ligustro germánico, malamdurillo, malmadurillo, malmarudillo, matahombres, mata-hombres, olivastro, palillo duro, árbol de alheña, árbol del paraíso, sanguñera, sebe de jardín.
Bueno para armar un traba-lenguas ¿no?

Cuando leí “matahombres” pensé “¡epa! ¿por qué será?”. La asociación viene del efecto que causa la ingesta de los frutos en nosotros y les digo: No los prueben. Los pájaros los aman pero los humanos no pueden comerlos.

Como muchas de las plantas de la abuela, el origen de los ligustros es oriental. Aunque hay nativos de Europa, África y Australia también. Pertenecen a la familia botánica de las oleáceas como el olivo. Y son de esas plantas que pasamos por alto porque las usamos como ladrillos en la estructura de nuestro jardín.

¡En primavera dejemos unas ramitas sin podar para perfumar más el ambiente!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.