Ir al contenido

Las flores del otoño

Los protagonistas en esta época del año en el hemisferio Sur, sin dudas cuando se mira hacia arriba o el horizonte despejado, son los árboles con ese despliegue fantastico de colores, prontos a mostrarnos su desnudez.

Pero más cerca de nuestras manos y pies, debajo de esos árboles, a veces en rincones un tanto sombríos, aparecen ante nuestra miradas unas flores que para mi son las más bellas del otoño, con su vivo centro despeinado y amarillo, con un rosado purpuéreo en sus pétalos. La planta responsable de este despliegue de belleza es la Anemona japonica, que conozco desde pequeña ya que estaba presente en el jardín de mi abuela Encarnación.

Haciendo memoria, es una planta que no se encuentra en muchos jardines pero que cuando está presente tiene una presencia protagónica, me pregunté desde cuando se cultiva y encontré bastante de su historia. Es conocida desde el siglo 18 y en Wikipedia se encuentra la copia de uno de los primeros dibujos registrados por la Royal Horticulture Society de Inglaterra.

Encontré una descripción presente en una sección de una publicación antigua que se puede adquirir en Amazon “The Horticulturist, And Journal Of Rural Art And Rural Taste, de P. Barry, A. J. Downing, J. Jay Smith, Peter B. Mead, F. W. Woodward, Henry T. Williams

Esta es mi traducción al castellano : “Anemona japonica, la flor del viento japonesa.

Es una herbácea perenne de crecimiento vigoroso y gran belleza. Es del tipo de hojas compuestas, lobuladas,ternadas que poseen muchas Anémonas. Pero en este caso son grandes y gruesas de borde aserrado. Crece dos pies (60 cm) de alto o más y tiene las flores rojo-purpúreas, apenas inferiores a las de los crisantemos, o de la anémona-amapola del Este. Son, de hecho, no como una floración de dalia doble más como una dalia pequeña. Su grado de resistencia todavía no se comprueba, pero se espera que soporte la severidad de nuestros inviernos y de ser así probará ser una adición valiosa a borduras de flores resistentes a heladas. Florece en septiembre y octubre y fue introducida por la sociedad hortícola, que la recibió de su recolector, el Sr. Fortune en 1944. El Sr. Fortune las encontró en Shangai, el puerto japonés de China. Según el Dr. Siebold, habita maderas húmedas en las riveras de una montaña llamada Kissune, cerca de la ciudad de Miako, en Japón.Crece también a alturas considerables de las montañas del centro de Japón , por lo que Siebold concluye que resistirán el rigor del clima continental. Los japoneses la cultivan mucho por sus hermosas flores. Hasta ahora se mantiene en una maceta en el jardín de la sociedad hortícola, en un invernadero fresco. Esto se debe a la escaséz de ejemplares y por miedo a perderla, pero se espera que este tipo de cuidado no sea requerido de ninguna manera. Crecerá libremente en un suelo rico y ligero y requerirá de una fuente considerable de agua.En el arreglo natural alinea debajo de Ranuncu-lacese; y en el Linnssan, debajo de Polyandria polivinílico-gynia. – Diario de la Sociedad hortícola.”

Sentí curiosodad por la revista donde se publicó todo esto y busqué un poco más.

Es una revista de horticultura de publicación semanal fundada por Luther Tucker que cambió de dueños varias veces antes de que se fusionara con su competidora Gardener’s Monthly, en 1875. Durante la conducción de Tucker (1846-53) fueron notables sus artículos sobre arquitectura (con grabados) y su escritura imaginativa. Y durante la conducción de Vick (1853-55) por la aparición apuesta de platos de frutas y flores coloreadas a mano. (fuente: American Periodicals Series Online, 1740-1900)

Más adelante me pregunté ¿Cómo hizo Robert Fortune para llevar las plantas a Inglaterra? Encontré la publicación original: Horticulturist and journal of rural art and rural tasre ,v.1, 1847. Un capítulo del libro comienza con el siguiente título:

“Misión de horticultura a China del Sr. Fortune”

Es el relato del viaje de investigación y recolección de Robert a China!

Les cuento de ella en la próxima entrada.

Originalmente publicada en blogspot. Martes, 19 de abril de 2011

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.